La resistencia al agua en los relojes, también denominada impermeabilidad o estanqueidad no es más que una medida estandarizada del comportamiento de tu reloj frente al contacto con el agua. Dichas medidas estandarizadas están definidas en las normas comúnmente usadas, esto es, la DIN 8310 (Alemana) o la norma ISO 2281 (Internacional). Las indicaciones que podrás encontrar usualmente en un reloj de pulsera, son con más frecuencia las siguientes:

  1. Water Resistant: son relojes que soportan solamente salpicaduras y la humedad propia del sudor de una persona (sobre todo en climas húmedos). Es posible que, al contacto con un “chorro” de agua, como al lavarte las manos, pudiera dañarse por el agua. Salpicaduras se refiere a, por ejemplo, un par de gotas de agua producto de una lluvia.
  2. 30 M: también podrás encontrarlos como 3 ATM, 3 Bar o 100 ft, son relojes de baja resistencia y, en la práctica, es lo mismo que la denominación “Water Resistant”.
  3. 50 M: también podrás encontrarlos como 5 ATM, 5 Bar o 165 ft, son relojes que pueden ser capaces de resistir una ducha, o una inmersión en la piscina. En ningún caso serán capaces de resistir el buceo.
  4. 100 M: también podrás encontrarlos como 10 ATM, 10 Bar o 300 ft, en este caso los relojes vienen preparados con capacidad para realizar algunos deportes náuticos, como natación o buceo de poca profundidad.

También es posible que encuentres relojes destinados a los deportes náuticos pero de carácter profesional, donde las denominaciones más frecuentes de encontrar son 200 M, 300 M y hasta 1000 M, en cuyo caso es posible realizar inmersiones de buceo con tubo o buceo con equipo, en inglés es “diving”, así es que si encuentras relojes con la denominación “Diving” o “Diver”, debería declarar una resistencia al agua 200 M o mayor.

De manera más gráfica, la siguiente tabla muestra las denominaciones más comunes encontradas en los relojes, indicando el uso para el que están previstos.

Aún cuando existe la estandarización, la realidad es que, según las condiciones de uso que le demos a nuestros relojes, la resistencia podrá variar, de hecho, esta condición no es intrínseca a la fabricación del reloj y, se recomienda, sobre todo si haces uso de él en forma efectiva en el agua, realizar un chequeo de estanqueidad cada 12 o 18 meses. Otro aspecto a tener en consideración es que, la estanqueidad o sello de tu reloj durará menos en condiciones más exigentes, como por ejemplo el uso de ducha con agua caliente (seca las juntas), el jabón, también acelera el proceso de deterioro y, el agua de mar, derechamente provoca provoca que se inicien los procesos de corrosión en las juntas. Cuando el reloj es usado en agua de mar se recomienda un lavado con agua dulce (por ejemplo, con agua potable), es suficiente el uso de agua bajo el chorro de la llave (preferentemente agua fría).

Una precaución que es de la mayor importancia para evitar daños en tu reloj por causa del agua es que, aunque éstos sean resistentes, jamás deben ser operada la corona ni los pulsadores (en caso de tenerlos) cuando el reloj está mojado, incluso si está fuera del agua. Lo mejor será secar tu reloj y realizar los ajustes necesarios de manera posterior.

En algunos relojes, para mejorar la estanqueidad, se usan coronas y/o pulsadores atornillados. Si bien esta condición aumenta las características de resistencia al agua, debe tenerse la precaución de revisar que éstas se encuentren bien cerradas, de lo contrario, entrará agua en la caja haciendo necesaria la intervención de un relojero para secar el mecanismo y el interior de la caja.

Si necesitas aún más información o simplemente quieres saber más acerca de los cuidados de tu reloj, escríbenos al correo ventas@tureloj.cl, pregúntanos por Facebook o al Whatsapp  +56949463509 y estaremos encantados de responderte. Dado que es posible que tus dudas también sean las mismas de otras personas, te animamos a compartirlas por Facebook para que de esa manera podamos difundir la información más eficientemen